Till The End

Poema originalmente publicado en mi actual blog de poesía: Ensoñación diurna

poesia paula cobos

Sobre mi marmol perlado se divisan pequeños riachuelos de tiempo, 

agrieta, agrieta, el tiempo, la piedra caliza de blanco roto.

La frialdad de mi estructura soporta el peso que ahora propaga pequeñas fisuras. 

Lejos de fraternizar, el tiempo, inclemente, me despoja el brillo de mis aristas, 

arranca irremediable mi solidez erigida. 

Anhelo ser de la tierra,

y como tú,

emerger de la superficie terrosa.

Envidio tu tronco áspero y las pequeñas vidas que te roen.

Imponente bifurcación en el viento,

envidio tu firmeza contra el hombre,

cuando aún caído vibras, yo yazgo irreconstruible.

Paula

Natural fools

poesía

Somos la tinta de la pluma que escribe,

desaliento entre vigas añejas.

Somos un cúmulo de desencuentros,

bañados en agua turbia.

Somos una esbozo idealizado

que se desvanece al caer la tarde.

Somos una espera entre viandantes,

retratos del tiempo.

Paula

Loop

Soy isla,

rodeada de mar,

marea que golpea mis límites

y se abalanza sobre mí sin piedad.

Me engulle y vuelve a escupirme.

La luz tras la persiana,

otro día,

doy gracias,

a que me despierto como ayer.

En la infinitud de esta incertidumbre,

nos encontramos,

o desencontramos,

según el día,

lo cargado que esté el café,

al reflejo en nuestro espejo.

Remueve el pasado,

para saborearlo de nuevo,

viejos fantasmas pasaban por aquí.

Nos saludan,

se quedan,

se van,

un continuo fluir,

sin que nada realmente pase.

El bucle infinito de mirlos,

nos acompañan al amanecer,

al atardecer,

nos acompañan siempre,

cantan sin más precepto,

cantan porque sí.

All we ever wanted was everything

Destierro de mí

Florecen grietas en el muro,

y su solidez decrece.

Roba la luz a mis plantas.

Su verdor se ha caducado,

y ya no hay cara bonita,

ni flores que lucir.

Destierro de mí

Del vuelo del ave en tu boca,

acostumbrada a su revoloteo

y a su cálida retórica entre horas.

Destierro de mí

Me envuelvo en tiempo y silencio,

en la espiral ilusoria.

Infinitud rasgando el vacío.

Rocket Flare

Pesa pesa mi existencia.

Pese a todo,

la gravedad es igual para todos.

Bajo este techo compartimos la desidia

de la naturaleza en nuestro cuerpo,

absorbido por tierra y maleza.

El agua que nos recorre,

como nuestra mente,

desconoce su propio reflejo.

Take It as It Comes

El tiempo, irremediablemente efímero,

se recrea en tu ausencia 

que me vacía de mí.

El tiempo, ecuánime 

se antoja piedra,

desplomándose colina abajo.

El tiempo, arrasa caminos

hasta despojarnos de todo lo que creímos ser,

sin lamentos.

El tiempo, nos hace recordar

que somos pasajeros, 

fugaces de lo infinito,

un cúmulo de instantes perecederos.

El tiempo, alude a nuestra deuda eterna.

Morning Yawn

Nuestra soledad nos abraza más fuerte que nuestros cuerpos,

enfrentados en esta proyección,

desconociendo el principio y el final.

Me conformo con encontrar la complicidad en tu mirada 

y dejarme envolver en este remanso ilusorio,

de piel complaciente.

Kristallen Den Fina*

Alquimia, que apenas manejas entre tus manos. Cavando profundo, allí es donde te encuentro, con la cara desencajada y el trazo de tu boca como el filo del cuchillo más afilado. Tu entrecejo disipa cualquier presagio. Si pudiera escribir sobre tu alma vagando entre la calima, rodando sobre el asfalto árido, a la velocidad de una tarde cualquiera… Sé que no es posible, ni tan siquiera imaginarte, peregrino en el tiempo, deambulando en la falta de afecto que tu piel exige. Permíteme visualizar tu dolor como propia metáfora existencial.

*Kristallen den fina-Harvester

You May Be Blue

En la marea nos encauzamos y nos corrompemos. Gira 360 grados sobre la decrepitud de tu cuerpo. Bocanada de aire y me sumerjo de nuevo en la fría atmósfera. Quiero llegar a romper con las olas, y acariciar la rugosidad imperfecta de las rocas. Mi piel dura como su superficie gris y humedecida. Distingues la niebla que se entromete en nuestro andar, y domina nuestras pisadas. Anestesia de pensamientos, lacerante naturaleza, déjanos atrás y volveremos a por ti. Abandono en tu corriente el peso de mis fantasmas.

Paula

The Eternal

Que el filo del horizonte rasgue nuestra juventud. 

Eternidad que hoy se desliza por nuestros dedos. 

Somos rocas cayendo al fondo del mar, 

provocando un frío estallido. 

Sin volver a emerger. 

Condenados a mirar hacia arriba, 

desde la lejanía inundada en sal y marea. 

Dejaremos que el musgo nos invada, 

observando cómo su verdor asfixia las horas enfrentadas 

entre tu yo y el mío.